– Granizada en Bogota

______________________________________________________________

fuente: El Tiempo 

Ideam dice que fue granizada más fuerte en 30 años

Aunque el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) no tiene registros comparativos de las granizadas que han caído sobre Bogotá, Humberto José González, jefe de Alertas y Pronósticos de la entidad, dijo que la que cayó el sábado ha sido la más fuerte de los últimos 30 años. “En Colombia nunca había visto una granizada de estas dimensiones”.

¿Por qué se produjo el fenómeno?

Había mucha humedad en el ambiente, que se mezcló con los vientos que llegaron a la ciudad desde el occidente y que chocaron contra los cerros orientales. Al rebotar contra las montañas arrastraron la humedad verticalmente y formaron varias nubes que se encadenaron y en las que se formó el granizo.

¿Qué otras características inusuales tuvo este hecho?

Que no fue una granizada localizada, como siempre ocurre. Frecuentemente se habla de que cayó granizo en el norte, en el sur, en el occidente. Pero esta vez cayó en muchas partes a la vez, incluso tengo reportes de que también afectó algunos barrios de Ciudad Bolívar.

¿El cambio climático, que ya se nota en la ciudad, habría tenido incidencia?

Sí, en el sentido de que la ciudad reemplaza cada vez más la cobertura vegetal por el cemento y eso calienta el ambiente. La emisión de gases y el asfalto convierten a Bogotá en una isla de calor, que, a su vez, se vuelve un combustible para la formación de nubes.

¿Se puede repetir?

Es muy difícil predecir una granizada. No siempre que hay invierno hay granizo. Lo que ocurrió es un hecho excepcional. Lo que sí podemos advertir es que si en temporadas invernales hay sol y calor en la mañana, las probabilidades de que se presente una granizada en la tarde son muy altas, precisamente porque se acumula mucha humedad.

‘Lo más difícil fue la temperatura’: bombero

La granizada del sábado en Bogotá cogió a los bomberos tan de sorpresa como a las personas que circulaban por la zona a la hora en que un tramo de la calle 26 se convirtió en un bloque de hielo.

Rodolfo Barrera, jefe del grupo de Rescate Acuático de Bomberos, no duda en calificar la escena como “una fantasía de Hollywood: carros atrapados entre hielo, unos encima de otros, chocados”.

Una fantasía dramática porque con esa temperatura -cero grados- “fácilmente se hubiera podido congelar el cuerpo en menos de 10 minutos”. Por fortuna, la escena la completaban personas izadas por cuerdas que fueron rescatadas del hielo por vecinos.

Después de superar el atasco de tránsito, los ocho bomberos buzo revisaron los carros para verificar que no hubiera personas dentro.

En 19 años de servicio, Barrera no se había enfrentado a una vía congelada. Él y sus compañeros nadaron en el agua más fría que habían soportado. Tuvieron que relevarse y tomar bebidas calientes para recuperar calorías. Picas, palas y azadones fueron instrumentos invaluables en la emergencia. El trabajo comenzó el sábado a las 2 p.m. y se prolongó hasta el domingo a las 2 a.m.

 

142.jpg 

Granizada puso a más de 300 familias a reparar sus techos

Anoche, entidades distritales seguían sacando hielo de parqueaderos de La Soledad.

En la mañana de ayer en Bogotá no llovió agua sino pedazos de tejas. Las de residentes de barrios como San Fernando, Las Ferias, J.J. Vargas, Siete de Agosto, Bellavista y otros, que vieron afectados sus techos por la granizada del sábado.

Los capitalinos aprovecharon su día de descanso para poner a secar colchones, ropa, y para expulsar el hielo que invadió sus casas, con escobas, agua caliente y sal. De ahí que el panorama en estos sectores fuera de casas con ventanas y puertas abiertas, y de montañas de granizo mezcladas con pedazos de techo.

“Llovía más adentro que afuera”, se queja Óscar Torres, residente de J.J. Vargas, que secó sus enseres con un secador de pelo.

Los bogotanos que salieron a la ciclovía, hicieron una parada obligada en el deprimido de la 26 con Caracas, el punto más afectado por la granizada del sábado, que ayer todavía tenía las orillas llenas lodo y hielo con olor a cañería.

A 24 horas del “diluvio” los organismos de socorro no habían retirado ni el 50 por ciento del granizo que se filtró a los parqueaderos subterráneos de dos edificios de la Soledad. Este llegó hasta el techo y tapó por completo los automóviles que se encontraban adentro.

“Creemos que hay 3 carros”, adivina González, un auxiliar de la Defensa Civil, detrás de la “nevera” que parece ser el sótano del edificio La Soledad, y que cada media hora sale a tomar agua de panela para calentarse.

En ‘Scala XV’, la invasión de hielo los dejó sin agua, luz y gas, y con un fuerte olor a gasolina que obligó al desalojo del edificio.

Ambas edificaciones están ubicadas en la calle 43A, entre carreras 27 y 30. Los residentes atribuyen el fenómeno a que la calle está llena de huecos, por lo que creen que la tierra influyó en el taponamiento de las alcantarillas.

Por eso Hermelina Herrera, una juez penal y residente de ‘Scala XV’, demandará al Distrito por la pérdida de su carro.

Otros, que no saben quién les responderá por la pérdida de sus vehículos, son los 40 propietarios afectados por el desplome del techo del parqueadero público de la calle 10 con carrera 26.

Yesid Palomino fue uno de los perjudicados, “tenía las llaves de mi casa dentro del carro así que tuve que pasar la noche donde mi suegra”, cuenta.

En este estacionamiento, la fachada está inclinada 45 grados y parece que fuera a caerse en cualquier momento. Obreros contratados por el propietario trabajan en la remoción de escombros, los conductores todavía no evalúan los daños y las aseguradoras no dan su parte.

Al frente de esta edificación, vive una de las 300 familias registradas como damnificadas, la de Janeth Barbosa y sus tres hijos. Fueron informados de que tendrían que desalojar el cuarto de una pensión en la que viven, pero hasta la tarde de ayer el Distrito no los había reubicado y el propietario les dijo que no respondería por nada.

En contraste, para los vendedores de tejas la granizada fue una bendición. Guillermo Reyes abrió a las 7 a.m. su almacén, lo surtió dos veces durante el día y a la 1:00 p.m. ya había vendido todo. “He despachado mil tejas, pero me tocó subir el precio un 10 por ciento, porque tuve que pagarles transporte desde Cota”, sostiene.

  

123.jpg

 

18 volquetas sacaron hielo

Para sacar los 2.500 metros cúbicos de hielo de la calle 26 entre carrera 13 y avenida Caracas, se necesitaron 18 volquetas que trabajaron sin parar de 4 p.m. del sábado a 2:30 a.m. de ayer.

La cantidad de hielo que se ha sacado de otros sectores como Galerías, Teusaquillo, Quinta Paredes, Palermo y La Soledad, no se pudo medir.

Luis Fernando Ulloa, gerente de la zona Centro de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB), dice que ningún alcantarillado del mundo hubiera impedido la emergencia. “En la calle 26 hay un punto bajo (profundo), el agua arrastró el hielo a las alcantarillas. En ellas, y con las bajas temperaturas, se compactó el granizo impidiendo la evacuación”.

Diana Rubiano, directora de la Dirección de Atención y Prevención de Emergencias de Bogotá (DPAE), afirmó que las entidades no han parado de trabajar.

El monto de las pérdidas, según DPAE, no se puede establecer, pues la gran mayoría de los afectados no informó. Para más de 300 familias de 50 barrios fue una tragedia silenciosa: tuvieron que reconstruir techos y mandar a secar muebles. Los dueños de los carros afectados dependen de las aseguradoras.

 

Cifras y datos de la emergencia

250 personas de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado, Bomberos, secretarías de Salud y Movilidad, DPAE, Policía, Ciudad Limpia y Defensa Civil han estado trabajando en la emergencia.

300 millones de pesos vale el arreglo del colegio Agustín Nieto. Carlos Cárdenas, ingeniero de Reforzamiento de la Secretaría de Educación, dijo que le preocupa que ante una situación similar ocurran hechos que lamentar en 234 planteles distritales que son muy viejos y no alcanzaron a ser incluidos en la primera etapa del proyecto de reforzamiento.

Según el Ideam, el promedio normal de lluvia (pluviometría) en una zona como Teusaquillo es de 30 m.m. y el sábado cayeron 75 m.m. En el centro el promedio es de 30 m.m., y cayeron 55 m.m.

Otra zona donde todavía hay mucho hielo es en el túnel del hotel Tequendama (carrera 7a.).

 

121.jpg 

 

Fuerte granizada colapsó a la ciudad

La calle 26, bajo los puentes, fue la zona más afectada. Se afirma que en la ciudad nunca había caído tanta cantidad de granizo.

Gabriel Zapata iba ayer en su carro hacia el centro de la ciudad, por la calle 26. Tenía como fin recoger a su esposa y a sus dos hijas.

De repente empezó a llover muy fuertemente, y a caer granizo. Un trancón lo detuvo entre la avenida Caracas y la carrera 13. Al poco tiempo empezó a ver que el agua subía de nivel. Llamó a su esposa, Elizabeth Cortés, y le dijo que les avisara a los bomberos.

Pero al cabo de unos minutos tuvo que escapar por una ventanilla de su carro, y salir del lugar caminando con el agua hasta el pecho.

Zapata cuenta la historia mientras ve como a su carro, lo saca una grúa de entre un mar de granizo.

Este bogotano es solo uno de los cientos de capitalinos que ayer sufrieron los rigores de la fuerte granizada que cayó sobre la ciudad por cerca de 40 minutos (se dice que ha sido la más fuerte de la historia bogotana).

La emergencia de la 26 fue causada por el taponamiento de las alcantarillas, que resultaron insuficientes ante la descarga de agua y hielo que cayó sobre el sector.

Los 19 pasajeros de un colectivo atrapado en el lugar tuvieron que bajarse cogidos de la mano. Personas que iban en otros vehículos debieron ser izadas con cuerdas desde la carrera 13. Cinco de ellas presentaron hipotermia y fueron atendidas. Anoche les dieron de alta.

La Dirección de Prevención y Atención de Emergencias de Bogotá informó que el agua alcanzó a subir en este punto hasta un metro y medio. Pasada la emergencia bajó a 60 centímetros, formando gruesas capas de hielo que expelían un olor fétido.

En el resto de la ciudad también hubo trancones monumentales. La capa de granizo -que en el norte tapó muchas alcantarillas- y el vapor no permitían ir a más de 40 kilómetros por hora.

Según cifras, 300 casas y negocios se quedaron sin techo en Teusaquillo, Santa Fe, Centro, San José, Palermo, Quinta Paredes, Simón Bolívar, Las Cruces, Galerías y Atanasio Girardot.

El colegio distrital Agustín Nieto Caballero también sufrió con el granizo: se cayeron los techos de sus talleres y bodegas.

También se vinieron abajo varios árboles y se inundaron sótanos de edificios.

En el parque Simón Bolívar la granizada fue tan fuerte, que varios de los asistentes a Rock al Parque -cuya jornada se suspendió- resultaron con heridas en la cabeza. Una veintena de jóvenes presentaron hipotermia.

Anoche, bomberos, Defensa Civil y entidades distritales seguían quitando el hielo de la calle 26, mientras un equipo de buzos buscaba más vehículos bajo el granizo.


No Responses Yet to “– Granizada en Bogota”

  1. Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: