– Tornado en bogota

_________________________________________________________________

Fuente : El Tiempo 

Calentamiento llegó a las ciudades

El cambio climático se está notando en las capitales, entre ellas Cartagena, Santa Marta y Medellín, porque están resistiendo tormentas más fuertes. Otro ejemplo de ello, la granizada del sábado que produjo el colapso del centro de Bogotá.

Luis Alfonso Peña, empleado del Hotel Tequendama de Bogotá, había oído hablar muchas veces del cambio climático, pero nunca le dio importancia.

Cuando escuchaba que los glaciares en el Polo Norte se estaban derritiendo, él pensaba que este era un problema exclusivo de osos polares y focas del ártico.

Pero el sábado, cuando vio como su vehículo, un Chevrolet Swift, modelo 93, quedaba enterrado en un bloque de hielo que se formó en plena calle 26 de Bogotá, la misma que había transitado durante años para ir al trabajo, dice que pensó por un momento en que, al igual que esos osos, se había convertido en otra víctima de este problema global.

“Mientras estaba comprando los respuestos para arreglar el carro, pensaba que estos líos del clima ya no son un invento de la televisión”, dice.

Lo mismo piensan algunas autoridades ambientales nacionales, que luego de la granizada del sábado en Bogotá plantean que el cambio climático ya dejó de ser un tema de derretimiento de nevados y muerte de arreccifes y empezó afectar a las ciudades.

Según Carlos Costa, director del Ideam, el granizo que afectó a la capital se produjo porque el calentamiento ha aumentado la capacidad de la atmósfera bogotana para retener humedad.

“Entre más caliente sea el aire hay más agua acumulada. Esta se convierte en nubes más grandes por la evaporación del líquido y por eso llueve más fuerte”, explicó Costa.

Esa mayor intensidad de las tormentas se está notando en muchas ciudades del país, como Medellín, Santa Marta y Cartagena.

En La Heroica, por ejemplo, el pasado jueves 25 de octubre cayeron en 24 horas los mismos niveles de precipitaciones que se habían registrado en los últimos tres meses en la ciudad. En este mismo sentido, el pasado 23 de octubre ya se había presentado una granizada inusual en San Vicente, oriente antioqueño, que dañó una decena de hectáreas de cultivos de mora, fresa, fríjol, papa y maíz, en cinco veredas. A los efectos del cambio climático se han sumado otros factores que lo han hecho más notorio como el fenómeno de ‘La Niña’, que ha llevado a que caiga más agua de la habitual en esta temporada invernal.

Lo más grave, dice Costa, es que Bogotá y muchas otras ciudades no están preparadas para afrontar este tipo de sucesos y eso, dice, debe comenzar a cambiar.

“Los habitantes ponen tejas livianas en los techos de las casas, no limpian las canales y los alcantarillados de las ciudad no están preparados, se tapan y producen inundaciones”, agregó Costa.

Esto último fue una de las causas para que la calle 26 de Bogotá colapsara.

De acuerdo con la Oficina de Cambio Climático del Ministerio de Medio Ambiente, Colombia es un país que ya comenzó a mostrar su vulnerabilidad y por eso lo que sucedió el sábado es un llamado de alerta porque podría repetirse.

Voceros de esta oficina anunciaron que ya se han coordinado reuniones con funcionarios de la Oficina de Atención y Prevención de Desastres de Bogotá para adoptar correctivos.

Carlos Iván Márquez, director del área de Socorro de la Cruz Roja Colombiana, explicó que el calentamiento global, además de estos fenómenos, ya se nota en que las temporadas invernales están siendo más largas y casi que no se diferencian durante el año.

“Esto es muy grave porque la arquitectura de la ciudad no está lista para enfrentar la caída de hielo y de tanta humedad. Cuando hagamos planes de contingencia, ahora tendremos que pensar en las consecuencias que pueda traer el hielo”, dijo Márquez.

El viento y ‘la niña’ también influyen en los estragos

De acuerdo con los pronósticos del Ideam, el fenómeno de ‘La Niña’ ha generado mayores lluvias de las habituales en los últimos tres meses, y su fusión con el calentamiento ha generado mayores estragos.

Según los pronósticos del instituto, se calcula que la temporada húmeda irá hasta diciembre.

“Sin embargo, es necesario decir que como La Niña está presente en el territorio, el verano que se prevé en enero no será muy soleado. Va a caer agua y por eso la gente no va a percibir un cambio muy radical con respecto a la temporada actual. Pero estaremos en verano”, dijo Costa.

Humberto José González, jefe de pronósticos del Ideam, explicó que los vientos que llegan por el occidente a la Sabana y a la ciudad, y que son habituales, también han contribuido a la formación de grandes nubes. Estas se forman cuando esas corrientes golpean contra los cerros orientales y luego suben a la atmósfera.

El experto indicó que por eso es importante estar alerta en estos días, cuando las tardes estén precedidas de tiempo seco y sol intenso.

“Eso ocurrió el sábado horas antes de la granizada. Eso contribuyó a la formación de una nube paralela a las montañas y que se concentró en el centro de Bogotá”. González dice que la ciudad es algo así como una gran isla de calor por el concreto y el asfalto que contribuyen al calentamiento.

80 vehículos dañados en Bogotá

De acuerdo con la Oficina de Atención y Prevención de Desastres de Bogotá, y luego de una balance elaborado ayer, la granizada del sábado arrojó más de 80 carros afectados. 42 que quedaron atrapados en la calle 26 y en los garajes de algunos edificios del barrio La Soledad.

A estos se suman los que estaban guardados en parquedaros ubicados en la calle 10 con carrera 26, del sector de Ricaurte. Allí se dañaron otros 40 vehículos. En total, las familias afectadas sumaron 300, que habitaban en 50 barrios.

La educación tampoco se libró de la emergencia, ya que seis colegios distritales enfretaron daños. Los bomberos tuvieron que sacar 2.500 metros cúbicos de hielo de las diferentes edificaciones.

Esta oficina indicó que no se pudo hacer un balance de pérdidas porque algunas personas no reportaron los daños.

Ojo a los canales

1. Es necesario que los dueños de viviendas limpien constantemente las canales que permiten evacuar el agua de los techos, que se suelen llenar de hojas y tierra que obstruyen el recorrido del agua. En ese momento la vivienda se inunda.

2. La Oficina de Atención y Prevención de Desastres recomienda cambiar, en lo posible, la tejas que recubren los techos por unas más resistentes. Las tejas de plástico generalmente no resisten la caída de un bloque de hielo de tamaño mediano.

3. La principal recomendación para las alcaldías es limpiar con frecuencia el alcantarillado, que generalmente se tapa durante el verano o las temporadas secas. Esto mismo ocurre con las canales de los edificios que suelen tener parqueaderos subterráneos.

4. La mejor forma de evitar un desastre es la prevención. El Ideam sugiere estar alerta al pronóstico del tiempo y a aquellos días de la temporada invernal muy calurosos. También se deben practicar y diseñar rutas de evacuación.

Un herido leve y múltiples daños materiales dejó vendaval que afectó el norte de Bogotá

El más afectado fue el concesionario Lyra Motors Ltda., que perdió el techo y los vidrios de toda su estructura, según confirmaron responsables de la firma y organismos de socorro.

Jairo Acosta, un asesor comercial de la empresa dijo a EL TIEMPO que vio tejas plásticas volar a unos 200 metros de altura, arrastradas por el viento. “Lo que yo pude apreciar es que el viento se vino con toda la fuerza hacia nosotros, en la vitrina”, relató Acosta, que describió una especie de “bolsa de viento que entró por algún lado y empezó a romper todos los vidrios”.

Cuando los empleados vieron que el viento se acercaba de frente, hacia el concesionario, entendieron que no era un juego y se resguardaron debajo de los vehículos, justo en el momento en que empezaban a volar vidrios dentro del local.

Luis Leyton, vigilante de Lyra Motors Ltda.. afirmó que en el lugar había cerca de 50 personas. “Todos los vidrios de la fachada se quebraron. Yo evacué a algunas personas hacia los baños, donde hay una plancha. Ahí esperamos por cerca de cinco minutos que duró el vendaval”, cuenta Leyton.

Los hombres del cuerpo de Bomberos levantaron las estructuras dañadas, pero no pudieron anticipar evaluación de daños, en particular en el caso de los vehículos, porque la labor corresponde a la aseguradora.

Un vocero del concesionario dijo extraoficialmente que los vehículos dentro del local están valorados en unos 20 mil millones de pesos, pero tampoco pudo cuantificar los daños.

imagen-3805050-1.jpg

imagen-3805118-1.jpg

_____________________________________________________________

 


No Responses Yet to “– Tornado en bogota”

  1. Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: